Orientación Vocacional, ¿Por qué estudiar Relaciones Públicas?

Estándar

Imagen: cometa-guavaberry.deviantart.com

Las Ciencias Sociales, como las Humanas, se dedican al estudio del hombre, su interrelación en sociedad, la conciencia y las complejas representaciones mentales que influyen en su comportamiento. Las Ciencias Sociales se diferencian de las Humanas por cuestiones que tienen que ver con aspectos metodológicos y de análisis.

Las Relaciones Públicas forman profesionales expertos en la gestión de esos aspectos que por intangibles cuentan con una mayor complejidad y requieren de mentes que gusten del abstracto para luego ponerlo en concreto en el desarrollo de políticas, técnicas y tácticas que permitan la gestión de organizaciones (1º, 2º o 3º sector) y la promoción favorable de los vínculos con sus públicos existentes y potenciales.

El fin último podría resumirse en promover el diálogo y los acuerdos a escala social, por lo cual se desarrollarán aspectos estratégicos de la personalidad enfocados tanto en el argumento de la posición a expresar como en la comprensión del interlocutor y el beneficio mutuo. Pueden resumirse en dos aspectos fundamentales: Construcción de imagen y gestión de comunicación con los públicos. En tercer lugar la gestión en la prevención y abordaje de conflictos y crisis. Le siguen el abordaje y gestión de los medios de comunicación en cuanto a las estrategias para influir en la opinión pública.

Son características del profesional de las RR. PP. la creatividad; la competencia; una actitud abierta, crítica y reflexiva; una conciencia social; el sentido común; la energía; la curiosidad; la flexibilidad; la resistencia; el vigor, las habilidades para la organización; y las capacidades de lectura y escritura.

Por esto, el profesional de las Relaciones Públicas resulta multidisciplinario tanto en su formación como luego en su posterior desempeño. Esto significa que será instruido en diversas áreas que van desde la expresión oral y la redacción, el conocimiento del mundo y la interacción cultural, la ciencia y sus métodos de abordaje hasta los principales acercamientos a conocimientos como Publicidad, Marketing, Administración, Psicología, Legislación, etc. necesarios para desarrollar el pensamiento empático.

Especializado en Planificación podrá abordar desde el desarrollo de un evento simple o complejo, una boda, lanzamiento de producto o conferencia internacional, aplicando su profundo conocimiento sobre medios de comunicación y opinión pública.

El conocimiento de idiomas es fundamental para la instrucción y actualización profesional independientemente de la industria donde luego se desarrolle profesionalmente. Inglés en su dominio oral y escrito y en segundo lugar portugués, aunque este último no se encuentre en la actualidad en los planes de estudio.

En 2006 La comisión de educación en RR. PP. de los EE, UU. establece el perfil profesional que conforma los planes de estudio incluyendo estas habilidades. Por esto la práctica y el aprendizaje de las Relaciones Públicas requiere de la interrelación de Ciencias Sociales (Psicología, Antropología, Sociología, Ciencia Política, Historia, Economía), Ciencias de la Comunicación y Ciencias de la Administración.

En su interrelación con otras prácticas, las RR. PP. utilizan sus conocimientos siempre con el fin último de establecer procesos de comunicación conducentes a unas relaciones de confianza entre una fuente o emisor y los públicos que forman parte de su entorno. (Xifra, 2003)

Las Universidades han desarrollado en este último tiempo sus habilidades pedagógicas perfeccionando programas y métodos de enseñanza además de adaptarlos a las particularidades de cada grupo. Por tratarse de una disciplina emergente y en constante construcción se han adaptado sus formatos incorporando el uso de las TIC en estos planes de trabajo. Los modelos de trabajo han evolucionado en general, principalmente a partir de las décadas del 90 y 2000, enfocándose en la espontaneidad y los imprevistos que en el abordaje del conocimiento pudieran surgir.

Los docentes de Relaciones Públicas, suelen complementar la docencia con su desempeño profesional lo que les permite mantener la mirada del mercado fuera del mundo académico y permitir que los alumnos accedan a las condiciones reales de aplicación de sus asignaturas.

Los contenidos de las asignaturas deberán encontrarse adaptados a la disciplina, más allá de la obligatoriedad que dicten sus programas. Son factores fundamentales a tener en cuenta: El contenido, la conformación de la comisión (edad, NSE, locación, conocimientos provenientes del nivel medio, horario de cursada, etc)

Según Lucarelli (2000), la estructura del aprendizaje en aula puede estar definido por:

– La transmisión del contenido, clases de tipo expositivas dónde el objetivo es que el docente le transmita a los estudiantes la mayor cantidad de información posible.

– La construcción del conocimiento, clases participativas dónde el docente involucra a los estudiantes para compartir dudas, experiencias, razonamientos, generando un proceso dialéctico entre el nuevo conocimiento y los previos de los alumnos.

– El aprendizaje de la práctica profesional supervisada, clases cuyo objetivo es el entrenamiento profesional a través de la puesta en escena del estudiante para que resuelva situaciones imprevistas y pueda vincularlas con la teoría.

Cada universidad desarrolla su propia interrelación de contenidos a partir de estos ejes básicos.

EN ARGENTINA

Las RR. PP. en Argentina no cuentan con incumbencias profesionales, esto significa que no requieren de matriculación para ser ejercidas. Esto permite a las universidades del país contar con cierto grado de autonomía en la confección de sus planes de estudios.

Actualmente son 17 las universidades y casas de estudios que ofrecen el título de grado en Relaciones Públicas, dos de ellas públicas: la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) y la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), ambas ubicadas en el Gran Buenos Aires. Las quince restantes son de gestión privada: en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se encuentran la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), la Universidad Argentina John F. Kennedy (UK), la Universidad de Belgrano (UB), la Universidad de Palermo (UP), la Universidad de la Marina Mercante (UdeMM), la Universidad de Ciencias Económicas y Sociales (UCES), la Universidad del Salvador (USAL) y la Universidad Abierta Interamericana (UAI); en el Gran Buenos Aires, la Universidad de Morón (UM); en La Plata, la Universidad Católica de La Plata (UCALP) y la Universidad del Este (UDE); en Córdoba, la Universidad Empresarial Siglo XXI (UESXXI); en Mar del Plata, la Universidad CAECE; en Mendoza, la Universidad Champagnat; y en Salta, la Universidad Católica de Salta (UCASAL).

La primera que dictó la carrera fue la UADE en 1964, seguida por la UK (1968), la UNLZ (1973) y la UM (1974). Las restantes comenzaron sus propuestas desde fines de la década de 1980.

Títulos intermedios y de grado en RR. PP. otorgados por universidades argentinas

Universidades Título intermedio Título de grado
De gestión pública
UNLZ Técnico Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UNLAM Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
De gestión privada
UADE Técnico Universitario en Relaciones Públicas e Institucionales Licenciado en Relaciones Públicas e Institucionales
UK Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UM Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UB Técnico Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UP Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UdeMM Técnico Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UCES Técnico Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
USAL Bachiller Universitario en Comunicación Social (con orientación en RR. PP.) Licenciado en Relaciones Públicas
UAI Licenciado en Relaciones Públicas
UCALP Licenciado en Relaciones Públicas
UDE Técnico Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas
UESXXI Analista Universitario en Relaciones Públicas e Institucionales Licenciado en Relaciones Públicas e Institucionales
CAECE Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas e Institucionales
Universidad Champagnat Analista Universitario en Recursos Humanos Licenciado en Relaciones Públicas
UCASAL Analista Universitario en Relaciones Públicas Licenciado en Relaciones Públicas e Institucionales

Son diversos los sectores en los que un egresado en Relaciones Públicas puede desempeñarse, entre ellos asesorando personas de relevancia pública (celebrities, políticos, directivos, deportistas, religiosos, etc); en organizaciones e instituciones del tipo empresa, Organizaciones de la Sociedad Civil (OSFL, Fundaciones, Cooperativas, Asociaciones Civiles, Partidos Políticos, etc); de alcance local, nacional o global. Sectores de Gobierno: Municipal, Provincial o Nacional;

empresas de dimensiones pequeñas, familiares, pymes, grandes corporaciones. En los sectores educativo, gubernamental, eclesiástico, FF. AA., medioambiente, embajadas, etc.

En cuanto a la conformación de los programas en Argentina resultan del tipo TEÓRICO-PRÁCTICO y se cumplen en la totalidad de sus contenidos, resultando además adaptados con relativa frecuencia conforme se modifican las condiciones sociales de su desempeño. Algunas universidades dan preferencia a una sobre otra. Constan de alrededor de 40 materias distribuidas a lo largo de 4 años (1 caso de 5). A la vez, casi todas las universidades dan la posibilidad de obtener un título intermedio, de pregrado, denominado técnico o analista en Relaciones Públicas, que se logra con cerca de la mitad de materias aprobadas.

Las universidades poseen convenios con organizaciones que brindan al estudiante la posibilidad de trabajar dentro del campo, a través de prácticas estudiantiles y pasantías. Incluso, algunas universidades ofrecen una asignatura de cursada obligatoria de práctica profesional, que inserta al estudiante en el ejercicio real de la profesión por un tiempo estipulado, hacia el final de su etapa formativa.

Con referencia a la selección de los docentes, estas instituciones tienen como requisito fundamental la formación de grado y luego lo complementan con la experiencia profesional y pedagógica. Las universidades capacitan a sus docentes y mantienen sus conocimientos y aptitudes actualizados además de desarrollar con frecuencia claustros docentes de puesta en común.

La elección de una carrera implica un arduo proceso de transición en el que los profesionales, docentes y padres debemos acompañar a los estudiantes. Es importante comprender que ésta es una decisión importante, pero no definitiva. En las dimensiones multidisciplinares en que se desarrolla el mundo globalizado, cualquier disciplina deberá ser complementada con saberes de otras ramas. Esto se construye mediante la posterior especialización o también mediante la prueba y error.

Por otro lado, la carrera que finalmente el estudiante y su familia decidan abordar será un complemento en su desarrollo socio-cultural.

La orientación vocacional no tiene como objetivo principal resolver la problemática de la elección sino que los estudiantes consigan identificar las actividades de su interés y consigan conectarse con diferentes situaciones inherentes a su itinerario de vida de aquí en adelante.  No hay técnica ni test que puedan resolver la complejidad que supone definir qué hacer en la vida pero sí, a través de la orientación vocacional, se puede otorgar a los estudiantes el protagonismo de su propia elección.

Muchas veces, en los círculos sociales se establecen estándares profesionales aceptados que los estudiantes adoptan como las únicas posibilidades a desarrollar. Pueden adoptarlos o revelarse contra ellos, pero lo cierto es que desde un principio se establece que son las únicas opciones. Uno de los desafíos que presenta la orientación vocacional consta de permitir la elección sin restringirse a la oferta social o del círculo más influenciador en la vida del alumno.

Los sujetos sociales en general, y los jóvenes en particular, están cada vez más presionados a pensar y construir proyectos que respondan a las exigencias sociales del discurso dominante. Bajo esa presión, pueden terminar asumiendo una posición pasiva, dificultando el acceso a sus propias aspiraciones. Winnicott, Donald W. (1982)

Esta dinámica vocacional debe permitir al estudiante expresarse libremente, sin exigencias sobre la exactitud del resultado. Motivar a la satisfacción de superar la incertidumbre.

BIBLIOGRAFIA

  • En torno a la enseñanza universitaria de las Relaciones Públicas en la Argentina, Capusta Sadi, 2015
  • Universidad Abierta Interamericana, Plan de Estudios 2015.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s