Una aproximación histórica al dominio intelectual de las Relaciones Públicas

Estándar

Una aproximación histórica al dominio intelectual de las relaciones públicas. Tensiones paradigmáticas en su construcción disciplinar

Hemos elaborado este artículo con el Prof. Mg. Gabriel Sadi y en él nos interesa abordar la disciplina como dominio intelectual, entendiendo a este último concepto como la reflexión y producción teórica que se suele desarrollar al amparo de unidades de investigación o instituciones académicas, y que se hace visible y legitima a través de la publicación de libros especializados por parte de editoriales de prestigio y de la inclusrevista int rr ppión de artículos de investigación en publicaciones especializadas de alcance internacional, con referato ciego de pares y exigencia de rigurosidad teórica y metodológica. En otras palabras, como un “campo de conocimiento adoptado por una determinada comunidad académica que incluye temas de investigación, teorías y metodologías propias de dicha comunidad” (Xifra, 2003: 96).

En este contexto, el abordaje estadounidense ha primado en la investigación y en la producción literaria especializada, fomentando -como apunta Krohling Kunsch (2011)- la hegemonía del pensamiento norteamericano. Esto puede haber sido impulsado por las ventajas lingüísticas del que se considera como el idioma internacional de las relaciones públicas: el inglés. No ha sido fruto de la casualidad, entonces, que los autores de países REVISTA INTERNACIONAL DE RELACIONES PÚBLICAS, Nº 9, VOL. V [Páginas 47-66] 2015 ISSN: 2174-3681 49 anglohablantes -con el predominio de los Estados Unidos- hayan sido los más activos en lo que a investigación y publicación refiere. Respecto de su evolución histórica como dominio intelectual, recién en la década de 1970 este campo disciplinar logra tomar cierta autonomía analítica propia respecto de las propuestas teóricas comunicacionales más generales, que desde la segunda década del siglo XX siempre habían estado regidas por la lógica de los medios masivos de comunicación, cercana al fenómeno de la comunicación de tinte informativo (el periodismo) o comercial (la publicidad), pero más alejada de la comunicación de tinte institucional (las relaciones públicas). En esta autonomía, el aporte del estadounidense James Grunig (1992, 2003, 2004) ha sido crucial: Grunig ha sido señalado como el padre teórico contemporáneo de la disciplina, y el referente absoluto del paradigma que parece haber primado en el escenario teórico durante estos últimos 35 años, conocido como la Escuela de Maryland. Su propuesta tiene una inspiración funcionalista y sistémica, y está centrada en la manera en que las relaciones públicas pueden contribuir a que las organizaciones y su entorno funcionen como subsistemas integrados, mediante el mantenimiento del equilibrio o el consenso en la búsqueda de la comprensión y el beneficio mutuo con los públicos. Esta teorización ha sido objetada, en los últimos 15 años sobre todo, por un cúmulo de intelectuales pertenecientes a los enfoques crítico y activista, esparcidos por todo el mundo (particularmente en Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda, aunque también en Europa continental y los propios Estados Unidos), y que pretenden, desde una mirada sociocultural, desafiar la aparente neutralidad y abordaje meramente corporativo en que el dominio intelectual parece haberse instalado.

Para descargar el artículo ⇒ Revista Internacional de Relaciones Públicas

Academia.edu

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s