Derecho a la diferencia

Estándar

En la complejidad social actual resulta insuficiente la aplicación de las políticas públicas para regular los conflictos de forma universal. Es preciso abordar los diferentes aspectos cotidianos de lo que entendemos por derecho a la diferencia así como los roles sociales que cumplen quienes forman parte de esa sociedad.

Este concepto busca pasar del campo normativo de los derechos al campo fáctico, en el que se hacen realidad.las-identidades2

Para Giménez (1997, 2000) el pluralismo cultural se basa en dos principios: el principio de igualdad, por el que todos los individuos son iguales en derechos y obligaciones,  y el principio de la diferencia, que establece que serán respetados en sus diferencias. Pero para mantener esta dicotomía y llevarla del plano intelectual a la praxis es necesario resolver en cada caso particular si los derechos y obligaciones no se contraponen con la libertad de culto o ideología. Me pregunto si es posible esta práctica en grandes sociedades cuando la problemática moderna nos remite siempre al caso individual y su análisis específico conforme individuo único, miembro activo en una sociedad, con una cultura característica en un contexto socio-histórico particular. Como establecer una normativa que respete todos estos parámetros y a la vez pueda ser lo suficientemente abarcadora para que su constitución sea aplicable a otros casos.

Se ha discutido mucho sobre la dominación de algunos grupos sociales sobre otros y la relación con lo que se denomina la superioridad racial, ética o intelectual. Pero todos estos parámetros han sido fundados sobre la base de lo que el pensador considera superior, mejor adaptado o funcional.  Esto podría significar que las posiciones que ocupan los grupos sociales minoritarios, que son obligados al “asimilacionismo”, podrían no ser tales en la estructura de valores prioritarios establecida por ellos.

Justificar acciones de exclusión y discriminación social con la teoría de la evolución de las especies de Darwin es injusto y superficial. Podría decirse que quienes reducen a los grupos minoritarios a la inferioridad cultural, étnica o social, temen perder esa posición de superioridad que no han obtenido a través de méritos culturales ni sociales sino persuasivos y hasta coercitivos .

Todos los miembros de una sociedad conformada deben reconocer los deberes que su pertenencia les implica respecto de otros individuos y de la comunidad a la que pertenecen aún cuando estos fundamentos teóricos disten mucho de las acciones cotidianas.

Los seres humanos son iguales en algunos aspectos, pero no son idénticos. La igualdad es condición indispensable para que sean diferentes, por esto “la igualdad concede el derecho a ser distinto”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s